publicidad

datos biográficos publicados por su Fundación

nota previa:

Francisco Lasso, fué "mi primer maestro" y tanto a mi tío Antonio Escribano, como a mí ... nos enseñó como trabajar la madera, las técnicas para hacer vaciados de escayola, como trabajar el alabastro, el mármol... y muchísimas cosas más sobre la visión de la vida y el arte que él sentía y vivía. Yo estuve ayudándole como aprendiz durante las vacaciones de mis años de bachiller en Madrid, ya que mi tío Antonio le tenía,  a Pancho Lasso, alquilado su taller de escultura en una finca de las afueras de Madrid (al terminar la calle de Alcalá) donde estaba encargado del almacén de materiales de una empresa de  construcción de sus familiares "los Escribanos". Por aquel entonces tenía algunos encargos de esculturas religiosas de madera y de mármol... así como diseñaba medallas para premios y conmemoraciones. Fué una époco preciosa y aprendí muchísimo de él.

***si os interesa conocer algunos de mis trabajos en el mundo del modelado y la escultura, podeis seleccionar este vínculo: http://artealfaro.blogspot.com/2006/12/esculturas.html

Me alegra que en su tierra, se le recuerde y respete su obra.

@José María Alfaro Roca
...

datos biográficos:

Francisco Lasso Morales nace en Arrecife de Lanzarote el 14 de Mayo de 1904, en el seno de una familia de artesanos. Durante su infancia realiza diferentes actividades manuales con bastante habilidad. Debido a la precaria economía familiar, a la edad de doce años aprende el oficio de peluquero, que desempeñará en diversas ocasiones a lo largo de su vida. Su trabajo no le impide iniciar su vocación artística y hacerse con algunos principios de expresión estética:

dibujo, composición y modelado.

En 1918, a la edad de 14 años, ingresa en la Escuela de Artes y Oficios de Arrecife, creada cinco años antes.

Realiza sus primeras obras escultóricas en arcilla y escayola, las cuales se enmarcan dentro de tradición  académica.Dos años más tarde fallece su padre, hecho que le obliga a hacerse cargo de su familia. En 1925
imparte clases de anatomía, modelado, grabado en hueco y dibujo como profesor iterino en la referida Escuela.

La prensa local se hace eco de sus trabajos. Los expone en el estudio de fotografía de su cuñado, el
fotógrafo francés Aquiles Heitz, quien desde siempre le apoya y alienta en su dedicación a la escultura.


El reconocimiento social a sus habilidades plásticas propicia que el Cabildo de Lanzarote le conceda
una beca para ampliar estudios en Madrid. Un dato complementario: en aquel momento la isla
cuenta con 23.164 habitantes.


En 1926 llega a Madrid y se matricula como alumno libre en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y en la Escuela de Artes y Oficios. Alterna su formación artística con el aprendizaje de la talla en madera en un taller de artesanía.


Asimismo, en esa época contacta con la bohemia artística, en especial con Alberto Sánchez, que se convierte en su amigo y mentor. La obra de éste influirá considerablemente en sus primeros trabajos creativos: esculturas orgánicas inspiradas en formas vegetales, vinculadas al surrealismo y talladas en madera. Su trayectoria avanza hacia postulados vanguardistas.

Participa en la creación del proyecto estético de "La Escuela de Vallecas", relacionado con la visión del paisaje y de la naturaleza.

En 1928, al finalizar la beca concedida por el Cabildo, abandona los estudios académicos. Trabaja en un taller de escultura y posteriormente como peluquero. Tiene, no sin ciertas dificultades, que alternar estos oficios con sus inquietudes artísticas. Su formación continúa a través de frecuentes visitas al Museo del Prado, el Arqueológico y el de Reproducciones Artísticas.

Tras la proclamación de la II República, en abril de 1934, Pancho Lasso participa en diversas iniciativas
político-sociales de izquierda, a la vez que va cimentando su ideología comunista. Durante la Guerra Civil toma partido por el bando republicano. Sus ideas políticas se manifiestan en sus obras. En 1933 realiza un
proyecto escultórico con el título de "Monumento a La Internacional", compuesto por varios dibujos y una
obra en escayokla para una escultura exterior de grandes dimensiones.

Finalizada la Guerra Civil, en 1939 Pancho Lasso retorna a Lanzarote huyendo del hambre y de las
persecuciones. En el año 1941 nace su hija Rosalía, fruto de unión con Clara Berkin en 1934.
Durante su prolongada estancia en Madrid obtuvo prestigio como escultor, trazando las líneas maestras de una obra personal y vanguardista. Retorna a la Isla con una especial visión del arte, del paisaje, y sobre todo de la funciñon social del artista. Es en esa época cuando entabla amistad con César Manrique.

Por encargo, trabaja en una serie de esculturas de carácter funerario que se encuentran en los cementerios de Arrecife y de San Bartolomé.


Su obra se mantiene entre los postulados de vanguardia, aprendidos en Madrid, y los del realismo social. Su producción artística se compone, sobre todo, de dibujos.

En Lanzarote desarrolla cierta actividad política con el propósito de formar una célula del Partido Comunista.

Regresa a Madrid en 1946, y trata de retomar su trabajo pendiente tras el aprendizaje que había supuesto para él su estancia en Lanzarote. Sin embargo, el ambiente intelectual que había servido de soporte teórico a su obra, ya no existe.

En esa capital donde comienza a trabajar en la realización de medallas, hallando una técnica a través de la cual expresa sus preferencias por el mundo marinero y campesino. Recupera su vitalidad creadora en la medallística, logrando el reconocimiento artístico. Es socio fundador de la Sociedad Española de Amigos de la Medalla.

Con la Federación Internacional del Arte de la Medalla participa en diversas muestras internacionales: Roma,
Francia, La Haya... La revista Moneda de París menciona su trabajo.

Más tarde obtiene el primer premio de escultura con un grupo escultórico denominado "La Familia Campesina", en la Exposición Internacional, organizada por la VI Feria del Campo (1965).

En 1965 muere su esposa. Comienza a realizar sus primeros trabajos pictóricos. Pancho Lasso fallece el 25 de Enero de 1973, a los 67 años, en Madrid. Ese mismo año se celebra una exposición antológica de su obra en los salones del Arrecife Gran Hotel.

A partir de ese momento, y hasta hoy, se han celebrado exposiciones antológicas suyas en el Centro Cultural de la Villa de Móstoles, Madrid; en la Casa de los Arroyo, en Arrecife; y en la Fundación César Manrique, en Tahíche.

En la actualidad una parte importante de su obra es propiedad del Cabildo de Lanzarote, que le dedica una sala en el Museo Internacional de Arte Contemporáneo de Lanzarote



3 comentarios:

Sonia dijo...

Tuve la suerte de descubrir a este genial artista hace muy poco, en Lanzarote, más concretamente en Arrecife. Es muy interesante, seguro profundizaré en su obra... La Escuela de Arte de Arrecife lleva su nombre, ese fue mi primer contacto con él. Un saludo

mostoles1808 dijo...

Yo poseo una escultura de Lasso.
Se trata de un busto del que por necesidades económicas me tengo que desprender después de haberlo conservado durante muchos años.
Si alguien está interesado puede ponerse en contacto.

deborah dijo...

a mi esa historia che pues no me parece lo mas adecuado para niños de 5 años porque habla de la guerra y mucho mas a y porciacaso soy de argentina